La vorágine de la vida

Llevo meses sin escribir, absorbida por la vorágine de la vida. Trabajo, atascos, más trabajo… La mente, cuando tiene un momento desocupado, necesita descansar y poco espacio queda, en el día a día, para la creatividad. Los versos se han escapado entre el humo de los coches, pero de vez en cuando, renace un atisbo de poema.

En esta ocasión, dediqué un poema a una persona sin hogar que acude al centro de día en el que ahora trabajo. Y dice así:

Qué fácil reírse del inocente,

del diferente o el indiferente,

qué fácil reírse de aquellos que expresan y sienten,

que viven su vida sin miedo a la gente,

ni a sus rumores,

ni a su mal ambiente.

Sonríen, disfrutan, viven el presente,

mientras otros se ríen

pues no lo comprenden.

¡Qué bello es ser libre

entre gente corriente!

(Crismitra)

Y ahora… a seguir rodando sin descanso…

Anuncio publicitario

Autor: crismitra

Viajera, poeta, amante de la India y de la vida, madre. Persona.

A %d blogueros les gusta esto: